Las redes sociales: ventajas y peligros

Las redes sociales: ventajas y peligros

streaming, como Netflix, Claro Video o Prime Video, ofrecen la posibilidad de ver lo que uno quiere en el momento en el que se desea. Además, muchas personas han incursionado en la generación de contenidos y, a través de YouTube, se han dado a conocer y mucha gente sigue sus publicaciones al coincidir en gustos y preferencias. A partir de ello, uno puede encontrar toda clase de temas como: trotamundos que nos dan consejos para nuestros próximos viajes, clases de cocina, de idiomas o para tocar algún instrumento; bromas, chistes, moda, arte, deportes y una infinidad de tópicos diversos.  En la era de la información, las redes sociales, también se han convertido en un medio eficaz de participación ciudadana, lo que ha provocado un mayor involucramiento de la sociedad en temas políticos y para incidir positivamente en el desempeño de los gobiernos, contrario a lo que ocurría hace algunos años, donde la mayoría de las personas se comportaban como simples espectadores del acontecer nacional[1]. De acuerdo a información oficial éstas son las principales estadísticas al respecto:

  • En nuestro país, se calcula que hay 79.1 millones de usuarios de internet[2].
  • El 51% de los usuarios de internet son hombres y el 49% son mujeres.
  • Las horas de mayor conexión se contemplan durante las mañanas, antes de las 12 del día y en las noches, después de las 8.
  • Entre las redes más utilizadas destacan: Facebook, WhatsApp, YouTube y Twitter.
Para acceder a las redes usamos teléfonos inteligentes, tabletas o máquinas de escritorio. Lo que nos permite informarnos en tiempo real del acontecer de los temas de mayor relevancia para nuestras actividades y diversión. Los blogs, cumplen una función muy particular, ya que sirven como portales para exponer ideas y reflexiones, así como para generar intensas discusiones sobre temas que le pueden apasionar a mucha gente. Facebook, Twitter y YouTube son las tres principales redes para expresar públicamente lo que se quiere, los que se piensa y de los mejores medios para influir en conductas o patrones sociales, ya que los usuarios pasan de ser simples espectadores y ahora son reporteros o “influencers” por la credibilidad ganada en un tiempo determinado o por expresar ideas con las que coincide un importante sector de la sociedad[3]. Si bien es cierto, las redes sociales se han convertido en un espacio en el que somos visibles a los ojos de mucha gente, por las fotos, comentarios, ideas y contenidos que compartimos, también es cierto que debemos tener mucho cuidado de la información que exponemos al público. Incluso hay gente que ha ingresado a páginas para hacer amigos o encontrar el amor. Hay historias de todo tipo, desde los que cruzaron el océano para casarse con su enamorada y vivieron felices para siempre, hasta las más crueles y desoladoras anécdotas en las que el enamoramiento nubló todo tipo de razonamiento y precaución e incluso fueron víctimas de trata de personas o de esclavitud. En muchas ocasiones, sobrepasamos la exposición de nuestras actividades cotidianas y podríamos ser visibles a los ojos de personas que buscan hacernos daños. Incluso en temporadas de vacaciones se recomienda ser prudentes con la información que subimos a la red, porque podría advertir que nuestro hogar se encuentra solo y eso podría generar incentivos perversos para la gente que se dedica a robar. [caption id="attachment_2851" align="aligncenter" width="1024"] FOTO: DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ /CUARTOSCURO.COM[/caption] Otro tema en el que se sugiere poner atención es el cuidado de monitorear que nuestros hijos no platiquen con personas desconocidas que los contactan con el único propósito de obtener información sobre sus datos personales, gustos y actividades, lo que en algunos casos representa un peligro para la seguridad de los más pequeños. La Fundación “Dime y Juntos lo Hacemos”, A.Cte invita a hacer un uso responsable de las tecnologías de la información y comunicación. Aprovechemos al máximo toda lo que hay en la red en nuestro beneficio y para divertirnos y entretenernos sanamente, sin hacerle daño a nadie. Finalmente, sin importar la edad, actuemos con un poco de desconfianza cuando alguien nos contacte por primera vez por redes sociales y tomemos todas las precauciones necesarias si percibimos que sólo buscan obtener nuestra información.   [1]David Casacuberta, Antonio Gutiérrez-Rubí. E-Participación: De cómo las Nuevas Tecnologías están transformando la Participación Ciudadana. En Razón y Palabra. Número 73. (http://razonypalabra.org.mx/n/n73/monotematicon73/12-m73casacuberta-gutierrez.pdf). [2]https://www.eleconomista.com.mx/tecnologia/7-graficos-sobre-los-usuarios-de-internet-en-Mexico-en-2018-20180517-0077.html [3]Voto participativo: Un sí a la democracia digital Cambios desde lo digital: participación y ciudadanos (www.serdigital.cl).]]>