Pacientes con Parkinson en México

Pacientes con Parkinson en México

“Parkinson”, la cual es una enfermedad que ataca el sistema nervioso central y en especifico las áreas del cerebro encargadas del control del movimiento. Sin entrar en mayores detalles, el Parkinson se define por la muerte de las neuronas encargadas de la producción de dopamina, la cual es indispensable del control del movimiento. Es por ello que los principales síntomas de la enfermedad son motores. En razón de lo anterior esta enfermedad se caracteriza por temblores en las manos, bradicinesia, rigidez y alteraciones en la marcha, así como síntomas no motores, como alteraciones autonómicas, sexuales, de sueño y neuropsiquiátricas, esta última a consecuencia de la pérdida de las neuronas dopaminérgicas[1]. Otro tipo de síntomas, no motores son los siguientes:  

  • Neuropsiquiátricos y cognitivos: depresión, ansiedad, psicosis, demencia, apatía, fatiga y trastornos del sueño.
  • Sensoriales: pérdida del olfato, parestesias, disestesias, dolor.
  • Autonómicos: hiperhidrosis, sialorrea, síncope, estreñimiento, disfunción urinaria y disfunción sexual, entre otros.
El Parkinson es un trastorno del movimiento, es crónico y degenerativo. Las cifras mundiales elaboradas por la OMS revelan que dicha enfermedad es la segunda condición neurodegenerativa más frecuente del mundo, al presentarse en al menos el 3% de la población de 50 años a nivel mundial, lo que indica que cerca de 4 millones de personas la padecen. En México durante el año 2016 se registraron más de 500 mil casos y de acuerdo con el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía se calcula una prevalencia de entre 40 a 50 casos nuevos por cada 100 mil habitantes al año. Para el 2030 esta cifra será duplicada de acuerdo con las proyecciones de la Organización Mundial de Salud (OMS), lo que podría ocasionar un grave problema de salud pública para nuestro país[2]. Los efectos que causa la enfermedad se manifiestan de muy diversas maneras, lo que implica un gran reto para la medicina cubrir todo el espectro de sus manifestaciones para poder identificar los medicamentos y procedimientos que puedan atenuar los efectos o, en su defecto, encontrar la cura. Para el estado mexicano también es una situación compleja al no existir acciones o políticas públicas para evitar su presencia, identificamos una área de oportunidad para generar una sinergía entre las instituciones de salud y las asociaciones civiles, para apalancar en forma más eficiente la identificación y atención de los casos de Parkinson y que entre todos colaboremos en mejorar la calidad de vida de los enfermos. Como ya se dijo, los trastornos del Parkinson limitan principalmente la capacidad funcional y por consiguiente la calidad de vida. Hoy día no se sabe exactamente cómo se producen estas alteraciones del equilibrio, pero se ha empazado a realizar un procedimiento quirúrgico llamado neuroestimulador, el cual envía una estimulación eléctrica a áreas específicas del cerebro que controlan el movimiento, para bloquear algunas señales nerviosas anormales que causan temblor y síntomas del padecimiento. El Parkinson, comparado con otras enfermedades degenerativas, presenta mayores oportunidades de tratamiento como:
  • Medicación adecuada.
  • Terapias complementarias como el ejercicio, fisioterapia, logopedia, etc., que son fundamentales para aminorar la enfermedad.
Cuidados para un paciente con Parkinson:
  • El paciente con Parkinson sufrirá de inestabilidad motriz, por lo que es recomendable que utilice un bastón o algún medio que le dé seguridad al caminar.
  • Asegurar que por donde camine el paciente, se cuente con buena iluminación y no obstáculos que puedan provocar una caída o un golpe.
  • Vigilar que el paciente siempre tome sus medicamentos a la hora indicada, ya que eso le permitirá mantenerse controlado.
  • Sentar al paciente en una silla a la hora del baño, para evitar que se pueda resbalar y tener un golpe severo.
  • Protege la piel del paciente con crema humectante y utilizar productos adecuados si sufre de incontinencia urinaria.
Dicho todo lo anterior, la Fundación “Dime y Juntos lo Hacemos” A.C,invita a la sociedad en general a ser empáticos y solidarios con las personas que enfrentan este padecimiento y si en nuestra familia existe alguien que lo padece, no dejemos de motivarlos para que realicen ejercicio físico como natación o simplemente caminar, ya que contribuye a mantener su actividad motora, a mejorar su postura y, sobre todo, a evitar la inmovilidad y la dependencia. [1]file:///C:/Users/AAA/Downloads/S35-05%2049_III%20(1).pdf [2]https://tecreview.tec.mx/presentan-centro-especializado-en-parkinson-unico-en-mexico/]]>